"Un club es lo que sus socios hagan de él"

Conocí al CNSE allá por los años 60 del siglo pasado, cuando me invitaron a participar en regatas como tripulante en los veleros de la clase CADETE -diseño de Germán Frers (padre) -, de los que el club tenía una interesante flota que, en esa época, daba que hablar.

Fuí bien recibido y pronto me llamó la atención que todos se saludaban, colaboraban unos con otros sin distinción de edad ni de sexo... todos eran familia y no había “Popes”.

Descubrí que lo importante era, y es, el placer de navegar, hacerlo con amigos. Y la excusa para hacerlo más y mejor, las regatas, donde sin dar ni recibir cuartel, cada tripulación se esmera al máximo. Luego, el tercer tiempo... ¡nunca tuvo desperdicio! Todos contra todos y todos contra uno.

Me casé y tuve necesidad de barco propio, porque venía la descendencia.

Fuí invitado entonces, a hacerme socio. Así lo hice... y allí comenzó mi mejor borde marinero que se sigue prestando, dándole vida plena a toda mi familia.

Ya integrado, valoré la enorme importancia de la letra de su Estatuto, sabio, conciso y claro en su artículo fundamental, que quiero aquí recordar con placer y orgullo:

1° - Fomentar los deportes náuticos y, en especial, la navegación a vela, organizando regatas y cruceros con ese fin e inculcando entre los asociados los conocimientos teóricos  y prácticos de la ciencia de navegar y reviviendo en lo posible las costumbres tradicionales de la antigua marinería.

2° - Fomentar especialmente la enseñanza y práctica de los deportes náuticos entre la juventud, de acuerdo con lo establecido en el inciso 1º.

Llegué a conocer a algunos socios fundadores de mi club. Hoy puedo decirles, y estoy seguro de que me van a escuchar, que el CNSE está más vivo que nunca, porque su familia náutica, con HONESTIDAD, RESPETO, TRADICIÓN Y ALEGRÍA, así lo mantienen.

                                                      

Viki Agote (Cejo 2)      

  • Facebook
  • Instagram